Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > La mecánica le abrió las puertas a la legalidad

Historia de éxito

La mecánica le abrió las puertas a la legalidad

La mecánica le abrió las puertas a la legalidad

​Arles fue integrante de las AUC, estuvo en el proceso de reintegración durante 9 años y culminó su proceso en el 2012. / Foto: Comunicaciones ACR. 

Trinidad , 02/06/2017

Arles es mecánico de motos y cuenta con el mejor, por no decir único, centro autorizado de Trinidad (Casanare). A sus 48 años ha cumplido sus sueños en un 80 por ciento –afirma-,  y su carisma y empuje le han abierto las puertas que un día pensó se cerrarían por siempre.

"Desde joven quería tener mi propio taller de motos, ofrecer servicios de pintura, reparación, mantenimiento, vender accesorios, repuestos y demás", dice este hombre, padre de tres hijas y a quien la vida lo ha llevado de un lugar a otro.

Arles es apasionado por las motos, y siempre tuvo claro que quería dedicarse a ese negocio, o 'arte' como él mismo lo llama por el resto de sus días. Así fue como su padre le ayudó a ingresar, en calidad de mecánico, a un reconocido taller de motos donde estuvo 6 años.

Sin embargo, su suerte no estaba echada. Accidentes de la vida lo llevaron a refugiarse en las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).  "En ese momento estaba el furor de la plata, y me dijeron mono venga con nosotros, se queda un tiempo y después se va, entonces me fui y empecé  a arreglarles las motos", cuenta.

Arles permaneció en el grupo armado durante cuatro años y luego en el 2005 se desmovilizó y se acogió a la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), antes Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). "A mí me pagaban en el grupo, me iba bien, pero esa plata era maldita, así como llegaba se iba, tanto así que cuando salí solo tenía un chinchorro viejo y dos mudas de ropa", cuenta.

Su habilidad a la hora de revisar y reparar es innata, y con el empeño que lo caracteriza ha logrado conquistar un gran número de clientes. Su filosofía es simple. "El buen trabajo es como una cadena; si alguien se va contento ese le dice a otro y así sucesivamente", explica.

Su taller de motos tiene todo para ser considerado uno de los mejores. Goza de reconocimiento en Trinidad, es el único centro de servicio autorizado de una reconocida marca, tiene a su lado tres colaboradores más y cuenta con el apoyo de su familia, en especial su esposa.

La oportunidad

Tras su desmovilización Arles tuvo que pasar situaciones difíciles, pero su personalidad arrolladora le permitió encontrar trabajo como reparador de motos. "Me dieron la oportunidad de trabajar en una finca pero eso no era lo mío, se me dificultaba, entonces me fui para el pueblo confiado en que iba a encontrar trabajo como mecánico y así fue".

Poco a poco Arles se dio a conocer, pero esta vez por su talento con las motos, y con el capital semilla de la ARN dio inicio a su microempresa, la cual tiene hoy ocho años de funcionamiento.

 "Mi historia es ahora, el pasado ya lo dejé atrás con todas las equivocaciones. En este momento solo me ocupo de trabajar y trabajar para poder cumplirle al banco, a mi familia y alcanzar la meta de ver mi negocio cada vez mejor", dice.

Terpel, la Corporación Mundial de la Mujer y la ARN

MundiRepuestos Diana, el taller de Arles, ofrece reparación, mantenimiento y electricidad para motos, al tiempo que vende repuestos, accesorios y lubricantes.

Producto de la alianza entre el sector privado con la ARN, que busca fortalecer las unidades de negocio de las personas que hicieron parte de un grupo armado ilegal, MundiRepuestos Diana recibió aparte de asesorías, elementos que le permitirán desarrollar con eficacia su trabajo, garantizando la calidad de vida, no solo de Arles, sino de toda su familia.

"Me dieron un computador con programas de inventario y ventas, una impresora, capacitación en lubricantes, adaptadores para desmontadora de moto, rampa hidráulica y neumática y apoyo para la publicidad del negocio", explica Arles, quien agradece todo el apoyo otorgado para que su negocio se acredite como el mejor del municipio.

Arles trabaja todos los días con el apoyo de su esposa Diana, se considera un hombre tranquilo, con una visión de la vida muy diferente y dice que ha cambiado, pero para bien. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas