Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias > “Quienes tomamos la decisión de desmovilizarnos pensamos en un mejor país”: persona en reintegración

Escenarios de formación y reconciliación

“Quienes tomamos la decisión de desmovilizarnos pensamos en un mejor país”: persona en reintegración

tomamos-decision-desmovilizarnos

​Personas en reintegración en sus prácticas de técnicas agropecuarias. / Foto: Comunicaciones ACR.

Quimbaya , 07/03/2017

Ocho personas en proceso de reintegración, de diferentes zonas del país, le apuestan a la construcción de paz a través del curso de formación agropecuaria con PANACA.

Son las cinco de la mañana y el sol anuncia un nuevo día. Eduardo*, se  despierta, toma una ducha y se pone su uniforme. Ya no viste camuflados, con botas de caucho, gorra y fusil. Ahora, sus botas de caucho las acompaña un overol café con el logo de PANACA. Eduardo hace parte del grupo de las ocho personas en proceso de reintegración, que fueron beneficiadas tras esta nueva alianza. 

Oriundo del Cauca, este hombre de 34 años, decide en el 2009 abandonar las armas, tras 10 años de participar en las filas de las Farc, a las que ingresó a la corta edad de 15 años. Él, expresa con optimismo que su familia fue su motor de vida,  lo que lo impulsó a cambiar su historia y "tratar de recuperar el tiempo perdido". 

En la maloca, donde conviven los hombres que hacen parte de este proceso de formación, se organizan para ir a desayunar, y como es el reglamento y la disciplina acordada, a las 7:30 de la mañana. Eduardo se dirige con su grupo a una de las aulas vivas o estaciones del parque, para iniciar su jornada. 

Ya han transcurrido alrededor de 20 días desde que inició esta experiencia, en donde ha tenido la oportunidad de aprender sobre el manejo de ovinos y caprinos, a los cuales aprendió a desparasitar, limpiar y alimentar. Esto, fue algo nuevo para él, pese a nacer y crecer en el campo. "Nunca había tenido contacto con ovejas y cabras domesticadas. Es como si uno hablara con un ser humano, ellos tienen nombre y le responden", cuenta, haciendo referencia a los primeros días de capacitación que tuvo en dicha estación. 

Hoy su educación se basará en aprender más sobre las espacies menores y las aves, en donde a través de las matemáticas aprende operaciones como la de saber cuánto alimento debe darle a las gallinas, de acuerdo a su peso y tamaño, e incluso determinar la temperatura a la que deben estar los corrales para prevenir enfermedades. 

tomamos-decision-desmovilizarnos1.JPG

La clase que va desde las 7:30 a.m. hasta las 5:30 p.m. ya está llegando a su fin. "Uno nunca olvida sus raíces. Para mí el campo es algo muy importante", dice con alegría. 

Eduardo cuenta cómo lo aprendido durante estos 80 días que estarán rotando por las diferentes estaciones de agronomía, porcicultura, ovinos y especies menores, le ayudarán a sacar adelante el proyecto con el que han soñado él y su hermano hace algún tiempo. "Cuando le conté de esta oportunidad lo primero que me dijo fue  que era preciso lo que necesitábamos. La idea es salir de acá y de una iniciar, no quedarnos parados", agrega.  

Con las últimas luces de la tarde, Eduardo vuelve con sus compañeros a la maloca, se reúnen todos para cenar y se sientan a conversar mientras esperan a los instructores, quienes dirigirán el último momento del día, el de educación experiencial, para a través de actividades y ejercicios lúdicos potencializar habilidades como la comunicación, el liderazgo, el trabajo en equipo y la confianza. Este es un espacio para compartir, conocerse y enseñar al otro a través de las experiencias, las historias y las vivencias. 

Las 35 personas, que en estos momentos hacen parte de este proceso de formación, entre los que se encuentran víctimas, líderes campesinos, jóvenes y personas que decidieron dejar atrás las armas y hoy están en proceso de reintegración con la ACR, construyen sin fijarse, un ideal de país, en donde comparten los alimentos, conviven, ríen, dialogan, se educan y sueñan juntos, rencontrándose en el otro, para descubrir que no somos tan distintos. 

Curso de formación agropecuaria 

Este proyecto, basado en la metodología de 'Aprender Haciendo', que se ha desarrollado en los últimos años en las instalaciones del parque, se ejecuta gracias a la alianza estratégica del Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria (PANACA), Reconciliación Colombia y la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). 

El grupo de formación agropecuaria de 80 días, está conformado por 35 personas de diferentes zonas del país, entre quienes se encuentras víctimas, líderes campesinos, jóvenes, personas en proceso de reintegración y otras grupos poblacionales. 

La implementación en este primer semestre del año, tendrá un componente adicional que comprende el acompañamiento en procesos pedagógicos y el desarrollo de módulos del  modelo de educación y formación para la reintegración, 'La Vuelta es Aprender', por parte de los profesionales reintegradores de la Agencia, con el apoyo de los psicólogos designados por FundaPANACA. 

Debido a que siete de ellos provienen de comunidades indígenas, uno de los grandes retos de este grupo es realizar adaptaciones curriculares, que faciliten su proceso de aprendizaje y no afecte la motivación por las dificultades frente al dominio del idioma español, la lectoescritura y operaciones matemáticas básicas. 

*Identidad protegida por petición de la fuente

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas