Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > Sueños que se vuelven realidad

Historia de un reintegrado que se dedica al sector avícola

Sueños que se vuelven realidad

suenios-que-se-vuelven-realidad

​Edinson Blanco Tamayo culminó su proceso de reintegración en 2016, y hoy junto con su familia tiene una microempresa con 300 gallinas ponedoras. / Foto: Comunicaciones ACR.

Bonda , 13/03/2017

Montaña arriba, en la salida de la ciudad de Santa Marta hacia el corregimiento de Bonda, está situada la casa lote de los padres de Edinson Blanco Tamayo. Oriundos de Santander, esta familia de campesinos terminó viviendo en el departamento del Magdalena; y fue en esta zona del país donde Edinson, por pura curiosidad, según lo dice, terminó vinculado a un grupo armado.

"Él es el único de mis cuatro hijos que terminó en ese camino. Yo estoy muy agradecido con la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), ha sido un proceso de primera, es una cosa increíble. Él ahora se porta bien, y yo estoy muy contento con eso. A uno no le gusta ver a la familia tambaleando. Nosotros somos gente de bien", dice Luis Blanco.

El negocio de las gallinas ponedoras lo comenzaron a pequeña escala y en familia, con una sola incubadora de gallinas criollas. Luego, con el Beneficio de Inserción Económica (BIE) que Edinson recibió por parte de la ACR por cumplir exitosamente con su proceso de reintegración fortaleció el emprendimiento familiar.

"Con el dinero que me dio la ACR compré 100 gallinas, concentrado, vitaminas, los comederos y bebederos, y amplié el galpón", explica Edinson. Hoy, dos años después tiene un total de 300 gallinas ponedoras, lo que le permite sacar al día 30 cartones de huevos; que comercializa en una panadería de la Troncal del Caribe, y entre los vecinos del sector.

suenios-que-se-vuelven-realidad1.jpg

Los logros de la reintegración

Con su proceso de reintegración, lo primero que Edinson recuperó fue su familia. "El apoyo de mis padres fue muy importante para comenzar mi nueva vida y reflexionar sobre mi pasado. Hoy trabajamos juntos por un nuevo futuro", dice.

Durante su proceso con la ACR terminó sus estudios, se capacitó en sistemas e hizo un curso de manipulación de alimentos junto con su familia, quienes también se beneficiaron con esta oferta educativa.

En la época de temporada de mangos, Edinson también trabaja recogiendo los frutos para luego venderlos en la ciudad de Barranquilla. A largo plazo, la familia Blanco espera poder seguir aumentando la producción de huevos y fortalecer su negocio avícola. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas