Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > José, un tejedor que construye un nuevo futuro

Historias de reintegración

José, un tejedor que construye un nuevo futuro

jose-tejedor-construye-nuevo-futuro

​José vive de hacer enjalmas y trabaja con sus manos para que este arte no desaparezca. / Foto: Comunicaciones ACR.

San Martín , 13/03/2017

En San Martín de los Llanos, un municipio afectado por la violencia, vive un tejedor de enjalmas, oficio que aprendió por herencia y con el que hoy construye una nueva vida en la legalidad.

A 70 kilómetros de Villavicencio se encuentra el municipio más antiguo del departamento del Meta, San Martín de los Llanos, un lugar donde operaron las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Allí vive José, un hombre trabajador a quien la vida lo ha llevado por distintos caminos, pero hoy lo tiene de vuelta a sus raíces.

Sus manos son fuertes y están marcadas por los años de riguroso trabajo como tejedor. Su mayor talento es fabricar enjalmas, un soporte para animales de carga hecho de paja y cabuya. 

"La enjalma es un producto poco conocido por la juventud del llano pero es muy usado en Boyacá, Florencia y Guaviare.  Consiste en un tendido para el lomo de la mula o para cualquier bestia que necesite llevar carga", cuenta.

José inició en este oficio desde los 13 años y medio, pero su vida dio un giro inesperado cuando sin darse cuenta, se vio involucrado en un grupo armado ilegal.

Pasaron tres años, se desmovilizó de las AUC y con apoyo de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) tuvo un nuevo comienzo, estudió el bachillerato y retomó lo que mejor sabe hacer: enjalmas.

"Yo hago de todo; corto la paja, que no esté mojada, ni verde ni sucia, hago la tapa, después la riata, coso, y por último forcejeo", explica.

Este oficio lo realiza actualmente para tres diferentes empresas que lo contratan por su habilidad y destreza a la hora de fabricar. "Me siento tranquilo, tengo a mi esposa y a mi hijo menor acompañándome siempre, no me meto con nadie, y definitivamente no hay como estar en la vida civil", concluye. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas