Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias > Horneando nuevos sueños

Uno de los 985 reintegrados que han culminado su proceso en el Magdalena

Horneando nuevos sueños

​Luego de la desmovilización Edwin Cárdenas Ochoa encontró en la panadería su hobby y el modo de sostener a su familia. / Foto: Comunicaciones ACR. 

Santa Marta , 17/02/2017

Un camino destapado que se desprende de la vía alterna al puerto de Santa Marta, a la altura del barrio San Jorge, lleva a la casa que tiene en arriendo Edwin Cárdenas. Los vecinos lo conocen como el panadero del barrio.

La moto, en la que despacha los panes, pastelitos, cruasanes y donas está parqueada justo en frente de la vivienda. En el interior, la producción de los amasijos va avanzada. Sus dos empleados, que son sus dos sobrinos, comenzaron a mezclar ingredientes, amasar y armar panes desde las seis de la mañana. Justo después de que Edwin llegara de hacer las compras en el mercado local, a donde va todos los días en la madrugada para conseguir los productos más frescos.

Los hornos, hornillas, amasador y mezclador eléctrico los fue comprando de a poco con el dinero del beneficio económico que recibió por cumplir a cabalidad con los diferentes componentes de su proceso de reintegración con la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). "Cada mes ahorraba e iba comprando alguno de los implementos; luego de dos años me pude independizar", dice.

Aprendió el arte de la panadería justo después de su desmovilización del grupo armado. Cuando llegó a vivir a la ciudad de Santa Marta y se reencontró con su familia, un conocido le dio la oportunidad de trabajar como ayudante en una panadería del centro de la ciudad. Comenzó realizando las tareas básicas, y con el tiempo, a punta de ver trabajar a los panaderos, le fueron delegando a él la producción de los panes.

Fue entonces que descubrió que era bueno trabajando con las manos. Descubrió también que disfrutaba del contacto con la harina; amasar hasta que la margarina, la leche y el agua se incorporen; moldear cada uno de los panes como si fueran pequeñas esculturas e innovar con nuevas recetas y formas.

horneando-nuevos-suenios_1.jpg

Hoy, su pequeña microempresa produce al día aproximadamente unos 2.000 amasijos, que Edwin distribuye personalmente, con su motocicleta, en 50 tiendas ubicadas en los barrios San Jorge, San Fernando, Nacho Vives, 20 de Julio, 17 de Diciembre, 11 de Noviembre de Santa Marta.

Para distinguir sus productos en el punto de venta se ha ideado unas vitrinas en vidrio que él mismo fabrica. "Yo les presto a los tenderos las vitrinas para que exhiban ahí los panes, pastelitos y donas que yo produzco. Así me aseguro de que el producto esté siempre fresco".

Terminó su proceso de reintegración en 2016. Su sueño: terminar de organizar su negocio, abrir un local, tener más empleados y que sus productos sean conocidos en toda Santa Marta. "La reintegración me permitió volver a comenzar con mi vida; ahora yo quiero brindarle trabajo a quienes lo necesitan", enfatiza. 

Los nuevos empresarios del Magdalena

En el departamento, 939 reintegrados han recibido un Beneficio de Inserción Económica por parte de la ACR; que se traduce en un capital semilla para comenzar un nuevo negocio o fortalecer alguno existente. Tiendas de abarrotes, talleres de mecánica y soldadura, zapaterías, pescaderías, lavanderías, distribuidoras de carnes frías, refresquerías, ventas de pasa bocas, marraneras, cría de carneros, estanques piscícolas, tiendas de ropa y peluquerías son algunos de los emprendimientos de las personas que dejaron un grupo armado y se reintegran a la vida civil. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas