Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > ¿Cómo la reintegración sana corazones y transforma vidas?

Historia de perdón y superación

¿Cómo la reintegración sana corazones y transforma vidas?

​Diana cuenta con su propia sala de belleza. Logró conformar un hogar y la vida le concedió la oportunidad de elegir ser madre.

Tuluá , 06/04/2016

Diana* fue niña alguna vez, pero ya poco recuerda de su infancia. No jugaba con muñecas y tampoco imaginaba hacerlo. A la edad de 10 años debió asumir tareas del tamaño de un adulto. Era informante para la guerrilla de las FARC. Creció en medio del conflicto armado, en una zona rural del Caquetá. Su familia, también vinculada a la insurgencia, era su único referente de vida. 

La guerra le arrebató a Diana la inocencia y un pedazo de integridad. A sus 13 años –relata esta joven mujer–, fue víctima de maltrato y de reiterados abusos por parte de su padrastro, que finalmente la convirtieron en madre primeriza. No eligió hacerlo. En un segundo momento, presa de otros guerrilleros, volvió a ser madre. Ya dos hijos a tan corta edad, marcaron en ella la crudeza de haber sido sometida a un conflicto armado del que nunca debió formar parte. 

Diana logró escapar de la guerrilla. A partir de allí se desvincula e inicia un proceso para la restitución de sus derechos, con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Y una vez cumple la mayoría de edad, arranca el camino de la reintegración, con la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). 

"Para mí ha sido como volver a nacer y comenzar de cero. Mi vida en este momento es muy diferente a como era hace unos diez años. Hoy en día soy una persona diferente. Estoy hoy más aferrada a la vida que nunca, porque siento que he hecho mucho en lo que hace que estoy en el programa. He logrado muchas cosas y me siento superada", comparte. 

A pesar de todo el daño que le causaron, Diana asegura que no guarda rencor en su corazón: "Hay muchas cosas que ya ni recuerdo cómo fueron, porque las he olvidado. Le he pedido mucho a Dios y he tenido el coraje y valor de perdonar y olvidar todo lo malo que me pasó, porque sufrí mucho. Solamente pienso en el mañana, en ser feliz y disfrutar cada momento de mi vida". 

Hoy la vida le sonríe. Esta vez, ya lejos de la guerra, sí tuvo la oportunidad de elegir ser madre. Gracias a su voluntad, fortaleza y optimismo, logró conformar un hogar. Está terminando su bachillerato y una formación intensiva en cuidado de cabello y maquillaje de uñas. Con un capital semilla entregado por la ACR, Diana ha podido fortalecer su unidad productiva: una sala de belleza. 

En el Valle del Cauca, –a diciembre de 2015– 2.684 personas, como Diana, han reconstruido sus proyectos de vida y se han acogido al proceso de reintegración, luego de haber abandonar grupos armados ilegales.  

María Isabel Barón, coordinadora de la Agencia Colombiana para la Reintegración en el Valle del Cauca, explica que el proceso de reintegración es un plan de trabajo integral y concertado, que dura en promedio seis años y medio, durante el cual se brindan herramientas y competencias a las personas desmovilizadas, con el fin de lograr su retorno a vida social y económica, así como el  ejercicio autónomo de su ciudadanía. 

"Este es un proceso que ha ganado terreno y lentamente se ha logrado desmitificar y romper el estigma que sobre una persona reintegrada se tiene entre la ciudadanía. Llevamos trece años reintegrando y cambiando la vida de miles de ciudadanos en todo el país y en zonas tan importantes como el Valle del Cauca", indica la vocera regional.

 (*) Nombre cambiado a petición de la fuente.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas