Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) > Sala de Prensa > Noticias > “Uno en la noche cierra los ojos, pero puede que no los vuelva a abrir”

Arles Blandón se desmovilizó, cumplió con los requisitos del Proceso de Reintegración y ahora se dedica a la comercialización de motos

“Uno en la noche cierra los ojos, pero puede que no los vuelva a abrir”

Fotos: ACR l Comunicaciones
Fotos: ACR l Comunicaciones
Bogotá , 21/05/2014
Una reflexión sobre su vida en un grupo armado ilegal, llevó a Arles Blandón a desmovilizarse en el 2006 e iniciar una nueva etapa en su proceso de reinserción* a la legalidad, ‘nos desmovilizamos 5 kilómetros abajo de Yopal, después nos trajeron en bus y nos dejaron en la ciudad, duré cuatro días esperando un trabajo pero no salió, me fui para la finca de mis suegros, pero no es la vida que quería, la de ‘bolear’ machete”.

En ese momento, Arles tomó la decisión de comenzar su vida en el municipio de Trinidad, cuando llegó a este lugar, relata que “la gente me abrió las puertas, me tendieron la mano; les conté todo e hice más amigos, me dieron posada y comida, me decían ‘errores los comete cualquiera, hágale monito, hágale para adelante, usted le entiende a las motos’, y me puse a trabajar’.

Arles cumplió durante cerca de siete años con las exigencias en su Ruta de Reintegración y en la actualidad, es un ejemplo de sostenibilidad en la legalidad y de aporte a la construcción de un país en paz, “desde que uno se proponga es posible. Hay que aprovechar las oportunidades que desde la ACR nos apoya, en trabajo, estudio, psicólogos, hay que aprovechar la oportunidad de estudiar y hacer una carrera, terminar el bachiller, capacitarse para salir adelante. Desde que uno se proponga, todo es posible”.

Aprovechó las oportunidades de formación y se propuso a cumplir sus sueños; lo que lo lleva en la actualidad, a dedicarse a la comercialización de motos de las marcas Auteco, Kymco, Kawasaki, y KTM, en el único centro de servicios autorizado en el municipio de Trinidad. Además, genera tres oportunidades de empleo, una de estas para su esposa y las restantes para personas de la comunidad.

Su destreza en la comercialización y mecánica de motos se inició ofreciendo con una caja de herramientas sus servicios de reparación casa a casa. Al pasar el tiempo, su paso por la ACR, le permitió obtener un beneficio productivo concedido en herramientas de trabajo y arrendamiento de un local, lo que se convertiría en su primer espacio de trabajo.

Sus sueños continúan consolidándose y su negocio, ahora le permite cumplir su otro sueño, tener su vivienda propia.

Arles ya tiene otra vida, en familia y logrando sueños, aferrado a la fe en Dios, “esa vida de estar en los dos lados, los dos grupos Auc y Farc, eso no es vida, es miseria, la plata que uno coge es plata maldita, la vida se le acaba. Uno en la noche cierra los ojos, pero puede que no los vuelva a abrir, y gracias a Dios ya paso todo esto, ya terminó ese Proceso, ya tenemos otra vida, muy bonita”.

* En el 2006 el Proceso de Reintegración se llamó proceso de reinserción, con la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración; anteriormente llamado Programa para la Reincorporación de la Vida Civil (PRVC). Desde el 3 de noviembre de 2011 la Alta Consejería pasa a ser la Agencia Colombiana para la Reintegración.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas